Español
Dansk
Deutsch
English
Français
Italiano
Nederlands
Polski
Čeština
Green-Zones.eu › Medioambiente & Salud › Contaminación acústica

El ruido - más que una carga

Un paseo por el bosque, donde sólo se oye el gorjeo de los pájaros y el crujido de las hojas en el viento, una experiencia relajante. Porque nos da la oportunidad de olvidar la ruidosa vida cotidiana que nos rodea. Pero debido al constante crecimiento de las ciudades, al aumento del tráfico y a la densificación del espacio vital, estamos en realidad casi permanentemente rodeados por el sonido percibido negativamente, en resumen, por el ruido. Los sonidos que asumen temporalmente un volumen enorme suelen causar lesiones agudas en el oído interno, como el estallido del tímpano. El ruido permanente, por ejemplo, causado por el tráfico, puede causar diversos problemas de salud física y psicológica a largo plazo (13). Y aunque el ruido ha sido claramente identificado como un riesgo para la salud por la UE y también por la OMS (10, 12), la base jurídica está todavía en sus inicios en muchos países de la UE y las leyes existentes se aplican a menudo con baja prioridad (10).

El cerebro humano puede bloquear parcialmente las influencias perturbadoras como el ruido. Como resultado, apenas somos conscientes de esta influencia permanente. Sin embargo, percibimos la perturbación subconscientemente a través del sistema nervioso autónomo (6). Como reacción a esto, el cuerpo libera hormonas de estrés como la adrenalina y el cortisol y pone nuestro cuerpo en alerta. En nuestros antepasados, estas hormonas aseguraban que la atención se incrementaba en situaciones peligrosas y que tanto las funciones musculares como las cerebrales podían ser plenamente explotadas (6). Nuestros antepasados pudieron así reaccionar más rápidamente ante el peligro. Este estado se produjo durante un período de tiempo limitado en el que el peligro agudo era inminente y era naturalmente ventajoso desde el punto de vista evolutivo. Subconscientemente, seguimos acechando bajo la influencia del ruido, listos para ir a la batalla o huir en cualquier momento. 

 

Esta carga de estrés casi permanente hoy en día puede llevar al nerviosismo y la tensión. Influye en nuestra concentración y en nuestro rendimiento, nos hace fácilmente irritables e inquietos. En los casos graves, la perturbación del ruido conduce a la agresividad y puede causar ansiedad (13). Sobre todo, la perturbación acústica que se percibe durante el día tiene un efecto mayor sobre el estado de ánimo y puede causar un daño psicológico importante (5). Si la liberación de hormonas del estrés disminuye en momentos de calma, el cuerpo sufre de fatiga y depresión (13). En estudios realizados con escolares se comprobó que la contaminación acústica tenía un efecto negativo en su motivación y que tanto su comprensión de la lectura como su memoria a largo plazo se veían afectadas (1). En los Países Bajos se ha demostrado que el ruido del tráfico rodado y ferroviario puede causar un aumento de la depresión en los grupos socialmente desfavorecidos (1). En un estudio realizado en Southampton (Inglaterra) se comprobó también que los miembros socialmente más débiles de la población solían tener menos acceso a las zonas tranquilas y, por lo tanto, sufrían más los efectos de la contaminación acústica. Sin embargo, en otros estudios no se pudo confirmar la relación entre la situación socioeconómica y los efectos del ruido en la salud. Una razón es probablemente que los centros de las ciudades y las zonas con buena accesibilidad se consideran generalmente espacios de vida privilegiados incluso por las clases sociales más fuertes (1).

Como el sistema nervioso autónomo no está controlado conscientemente, nuestro cuerpo también reacciona a la contaminación acústica por la noche (6). A largo plazo, este estrés percibido durante la fase de reposo del cuerpo puede causar graves problemas físicos y tener un efecto negativo en el sistema cardiovascular y la presión arterial, por ejemplo (6). Los investigadores de un estudio realizado en Berlín descubrieron que los ancianos en particular tenían casi el doble de probabilidades de recibir tratamiento para la hipertensión si se exponían a un nivel de ruido de más de 55 dB por la noche, en comparación con los que se exponían a menos de 50 dB (6). La Agencia Federal del Medio Ambiente determinó que los hombres que vivían durante largos períodos en un lugar en el que estaban expuestos a un enorme ruido por la noche se veían particularmente afectados por las enfermedades cardiovasculares (3). Según un estudio danés, el ruido también se asoció claramente con un mayor riesgo de ataque cardíaco (9). Una investigación de la Agencia Federal del Medio Ambiente de Bremen descubrió que la contaminación acústica estaba asociada con el aumento de la incidencia de ciertos tipos de cáncer, como la leucemia y el cáncer de mama en las mujeres (7). Otro estudio realizado en Berlín encontró una asociación entre la contaminación acústica y los problemas metabólicos y la susceptibilidad del sistema inmunológico (5). Un estudio suizo sobre la exposición nocturna demostró que se asociaba con riesgos cardiovasculares desde tan sólo 40 dB. Un estudio realizado en el aeropuerto de Colonia/Bonn sobre los efectos del ruido de los aviones nocturnos llegó a conclusiones similares (1).

 

Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado el tráfico aéreo nocturno de más de 40 dB como perjudicial para la salud (6 ). Para el ruido de la carretera, la recomendación es un máximo de 53 dB durante el día y un máximo de 45 dB durante la noche (12). Sin embargo, estos límites suelen ser superados: En Europa, alrededor de 100 millones de personas están regularmente expuestas al ruido del tráfico rodado de más de 55 dB. Esto afecta a 70 millones de ciudadanos de la UE dentro de las conurbaciones, los 30 millones restantes en las zonas rurales, principalmente a lo largo de las carreteras principales (10).  Además, las fuentes de ruido, como el tráfico ferroviario y aéreo y la industria, afectan a otros 20 millones de personas (10). Esto significa que alrededor de uno de cada cinco europeos viven en zonas con niveles de ruido perjudiciales para su salud (1). Pero incluso en la oficina, en los autobuses y trenes, y en casa y de noche, muchas personas están expuestas a altos niveles de ruido (11). En 2012, más de la mitad de los encuestados en una encuesta representativa, alrededor del 54%, se sintieron molestos por el tráfico rodado en su lugar de residencia. El tráfico ferroviario y aéreo (el 33% y el 20% de los encuestados) también se consideraron molestos (2). Esto tiene graves consecuencias para la salud: En el año 1999, ya se atribuyeron unos 4.000 ataques cardíacos en Alemania a la exposición al ruido (4). En cálculos más recientes, la OMS afirma que sólo en Europa occidental se pierden más de un millón de años de vida cada año debido a la contaminación acústica relacionada con el tráfico. Esto incluye condiciones menos extremas como la alteración del sueño y la agresividad, pero se asignan 61.000 años de vida a la enfermedad coronaria, es decir, a la calcificación de las arterias coronarias, que puede provocar una falta de oxígeno en partes del corazón y, por tanto, desencadenar un ataque cardíaco (12). Esto hace que la contaminación acústica sea la segunda mayor carga ambiental en Europa Occidental después de la contaminación atmosférica (1, 12).

La Directiva sobre el ruido ambiental 2002/49/CE de la Unión Europea crea un marco legal para combatir esta exposición, pero la directiva no establece límites de ruido en toda la UE. Sólo unos pocos países de la UE han establecido límites nacionales (10). No obstante, la directiva exige la creación de los llamados mapas de ruido que identifican el problema a nivel local y regional y sobre los cuales se pueden construir ahora planes de acción. Sin embargo, como la protección contra el ruido no es una prioridad clara en muchos Estados miembros de la UE, se ha retrasado la preparación de conceptos para combatir la contaminación acústica (10). No obstante, cada vez se adoptan más medidas locales para resolver el problema. En Austria, por ejemplo, se han establecido recientemente las primeras zonas de protección contra el ruido, en las que los conductores con vehículos excesivamente ruidosos se iluminan con flashes. En Alemania y Suiza, este concepto también está ganando apoyo. Los retiros ecológicos también se están estableciendo cada vez más en las ciudades europeas (10). Estos limpian el aire, reducen el calor en la ciudad y proporcionan protección contra las inundaciones. Pero los estudios también muestran que el reverdecimiento urbano puede contrarrestar el efecto psicológico negativo de la contaminación acústica (8). No obstante, la tendencia a la urbanización y la consiguiente expansión de las conurbaciones y el aumento del número de vehículos en las carreteras no facilitarán la reducción de la contaminación acústica. Lo que es seguro es que, dados los evidentes efectos nocivos para la salud y el número de personas expuestas a esta contaminación, cada vez es más importante prestar mayor atención a este problema ambiental.

 

Fuentes
  1.  European Environment Agency (2020). Healthy environment, healthy lives: how the environment influences health and well-being in Europe. 
  2. Weinandy, R. (2013). Schwerpunkte 2013 – Jahrespublikation des Umweltbundesamtes; Kapitel Lärm.
  3. Babisch, W. Umweltbundesamt. (2004). Die NaRoMI-Studie - Noise and Risk of Myocardial Infarction.
  4. Babisch, W. Umweltbundesamt. (2006). Transportation Noise and Cardiovascular Risk.
  5. Maschke, C. et al. (2003). Epidemiologische Untersuchung zum Einfluss von Lärmstress auf das Immunsystem und die Entstehung von Arteriosklerose.
  6. Umweltbundesamt (2015). Stressreaktionen und Herz-Kreislauf-Erkrankungen. https://www.umweltbundesamt.de/themen/verkehr-laerm/laermwirkung/stressreaktionen-herz-kreislauf-erkrankungen#auswirkungen-des-larms-auf-die-gesundheit
  7. Greiser, E. Greiser, C. Umweltbundesamt. (2015). Umgebungslärm und Gesundheit am Beispiel Bremen.
  8. Dzhambov, A.M, Dimitrova, D. (2014): Urban green spaces' effectiveness as a psychological buffer for the negative health impact of noise pollution: A systematic review
  9. Roswall, N et al. (2017). Long-term residential road traffic noise and NO2 exposure in relation to risk of incident myocardial infarction – A Danish cohort study
  10. Europäische Kommission (2017). Bericht der Kommission an das Europäische Parlament und den Rat über die Durchführung der Richtlinie über Umgebungslärm gemäß Artikel 11 der Richtlinie 2002/49/EG.
  11. Yoa, C.M.K.L. et al (2017). Noise exposure while commuting in Toronto - a study of personal and public transportation in Toronto