Español
Dansk
Deutsch
English
Français
Italiano
Nederlands
Polski
Čeština

Emisiones

La combustión de combustibles fósiles como el carbón, el aceite o los combustibles para calefacción, así como el gasóleo y la gasolina, produce una gran cantidad de contaminantes atmosféricos que constituyen una pesada carga para el medio ambiente. Tienen diferentes efectos sobre las personas y el medio ambiente. Además de los contaminantes del aire, las emisiones también incluyen ruido, luz, calor, vibraciones y radiación.


Debido a los efectos nocivos para la salud, se han introducido ciertos valores límite para diversas áreas con el fin de reducir las emisiones. Los límites de aire y ruido juegan un papel decisivo, especialmente en las zonas ambientales, que tienen por objeto reducir las emisiones del tráfico rodado. Los contaminantes atmosféricos más importantes son: partículas, óxido de nitrógeno, dióxido de azufre, ozono y dióxido de carbono.

Partículas finas (PM)

Las minúsculas partículas de polvo, también conocidas como materia particulada (Particulate Matter), son producidas por procesos de combustión en vehículos, centrales eléctricas, hornos y sistemas de calefacción y son casi invisibles. En las zonas urbanas, el tráfico rodado es una fuente importante de partículas. La abrasión y el desgaste de los neumáticos durante la frenada y la conducción también juegan un papel importante aquí. Las partículas se dividen en tres clases:

 

  • Partículas con un diámetro de 10 micrómetros (PM10)
  • Partículas con un diámetro inferior a 2,5 micrómetros (PM2,5)
  • Partículas de 1 micrómetro y más pequeñas, el llamado polvo ultra fino (PM0,1)

Óxido nítrico (NOx)

El óxido nítrico, también conocido como óxido de nitrógeno, es un compuesto químico de nitrógeno (N) y oxígeno (O). Como ambos elementos son muy reactivos, no hay un solo óxido de nitrógeno, sino que es un término colectivo para varios compuestos gaseosos, que a menudo se abrevian como NOx. Los óxidos de nitrógeno se forman durante los procesos de combustión, como en los motores de combustión y en las plantas de combustión de petróleo, gas y carbón. En las ciudades, las principales fuentes son el tráfico y el transporte de mercancías. Los óxidos de nitrógeno son responsables de la contaminación del aire y de muchas influencias ambientales negativas:

 

  • Contribuyen a las partículas de materia, creando smog
  • Los óxidos de nítrico son en parte responsables del aumento de la formación de ozono en verano
  • Aumentan el efecto de los alérgenos en los asmáticos
  • Las plantas están dañadas y los suelos y las aguas están sobrefertilizados y acidificados

Dióxido de azufre (SO2)

El dióxido de azufre (SO2) es un gas incoloro, de olor acre y soluble en agua, que se forma principalmente durante los procesos de combustión del carbón y del fuel, así como de otros combustibles que contienen azufre, por oxidación del azufre que contiene. Las principales fuentes de generación de SO2 son las plantas de combustión, los sistemas de calefacción y el tráfico de vehículos con motores diesel. El gas puede dañar a las personas y al medio ambiente:

  • En la atmósfera, el dióxido de azufre se convierte en partículas de sulfato que contribuyen a la contaminación con partículas finas (PM10)
  • El dióxido de azufre puede dañar las plantas y causar la acidificación del suelo y el agua
  • Irrita las membranas mucosas y puede provocar irritación de los ojos y problemas respiratorios

Ozono (O3)

El ozono (O3), un gas incoloro, de olor acre y tóxico, es uno de los gases traza más importantes de la atmósfera. Básicamente hay que distinguir entre dos casos:

  • Estratosfera: A una altitud de 20 a 30 kilómetros, el ozono es un componente natural de la atmósfera y forma la capa de ozono natural que protege la Tierra de la radiación ultravioleta perjudicial del sol.
  • Troposfera: El ozono que se produce cerca del suelo, por otro lado, es dañino y tiene efectos negativos en los organismos. Aquí se forma por la intensa radiación solar de los contaminantes precursores, principalmente óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles causados por el tráfico rodado.

 

Las consecuencias de la exposición excesiva al ozono en los seres humanos incluyen la irritación de las membranas mucosas, daños en el tracto respiratorio, los ojos y el tejido pulmonar, y en las plantas, el crecimiento de las plantas, el rendimiento y la calidad de los cultivos se ven perjudicados.

Dióxido de carbono (CO2)

El dióxido de carbono (CO2) es un gas incoloro e inodoro, no inflamable, que no es un contaminante con propiedades tóxicas en el sentido convencional. Más bien, en el verdadero sentido, el dióxido de carbono es un producto metabólico importante e indispensable de los seres humanos, los animales y las plantas. Sólo el aumento de la concentración de CO2 tiene consecuencias negativas, porque contribuye significativamente al efecto invernadero. El calentamiento global no es causado por procesos naturales, sino por fuentes antropogénicas. Estas fuentes incluyen la combustión de combustibles fósiles para la producción de energía, la industria, la calefacción de edificios y el tráfico de vehículos.

Las consecuencias del aumento de las partículas de CO2 en la atmósfera son drásticas:

  • El clima de la Tierra se está calentando porque menos calor irradiado por la Tierra puede escapar al espacio.
  • Esto hace que el nivel del mar aumente a medida que los casquetes polares y los glaciares se derriten.
  • Las zonas de precipitación se desplazan, los fenómenos meteorológicos extremos como las tormentas e inundaciones o las olas de calor y las sequías aumentan y la biodiversidad se ve amenazada.

Ruido (dB)

El ruido es cualquier ruido fuerte y molesto que el oído percibe. Esto ocurre cuando los sonidos creados por las vibraciones se propagan en el aire como ondas sonoras y golpean el oído. La fuerza del sonido, es decir, la sonoridad, se denomina presión sonora. El valor medido es el nivel de presión sonora, que se expresa en decibelios (dB). El ruido es un problema ambiental para muchas personas. El ruido del tráfico rodado, que es causado principalmente por los vehículos de motor, está claramente en la parte superior de la lista de fuentes de ruido.

La OMS ha establecido valores objetivo para la protección:

  • Objetivo mínimo: 65 dB(A) durante el día y 55 dB(A) durante la noche no debe superarse para evitar riesgos para la salud
  • Objetivo medio: Para evitar enormes molestias, los niveles de exposición deben reducirse a 55 dB(A) durante el día y 45 dB(A) durante la noche
  • Protección óptima: A largo plazo, se deben fijar como objetivo valores de 50 dB(A) durante el día y 40 dB(A) durante la noche