Desde 2018 - Distintivo Ambiental español

A fecha 27.07.2018 se introdujo en España de manera oficial un sistema de pegatinas medioambientales que se subdividen en cuatro categorías y colores diferentes. La subdivisión se ha realizado basándose en el nivel de emisiones y el año de matriculación o clase EURO del vehículo.
Los distintivos introducidos y repartidos por la Dirección General de Tráfico (DGT) pretenden establecer una distinción entre los vehículos contaminantes y los más ecológicos. Con este sistema y las zonas de bajas emisiones introducidas en España al mismo tiempo, se reducirán las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas finas en las grandes ciudades españolas.

Las pegatinas medioambientales imprimidas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre española, distribuidas por la DGT, se denominan oficialmente Distintivo Ambiental, y se otorgan en las cuatro categorías 0, ECO, C y B. La categoría A, para la que no existe pegatina, comprende todos los vehículos y clases EURO que no se clasifican en ninguna de las otras cuatro categorías.
El Distintivo Ambiental español es necesario para poder ingresar en las ciudades españolas en episodios de contaminación, así como para poder circular en zonas especialmente protegidas de manera permanente.

Las zonas de bajas emisiones a este efecto, que en España se denominan Zona de Bajas Emisiones (ZBE) y Area Central Cero Emisiones (ACCE), pretenden reducir la contaminación del aire en las ciudades españolas.
Las distintas zonas de bajas emisiones se pueden dividir en varios tipos diferentes. Se trata en particular de las llamadas Zonas de Bajas Emisiones temporales o permanentes (ZBE), en las que, en caso de producirse un episodio de contaminación (temporal), se producen restricciones al tráfico, las cuales incluyen reducciones de velocidad o la obligación de llevar el distintivo para poder ingresar. Asimismo, en caso de empeoramiento de la calidad del aire pueden excluirse determinados distintivos de la circulación durante cierto tiempo.
Especial mención merecen las Zonas de Cero Emisiones, en las que a medio y largo plazo hasta 2025 no podrá ingresar ningún vehículo cuyo motor funcione con combustibles fósiles. En la primera fase de instauración de dicha Zona de Cero Emisiones se sigue permitiendo la entrada normalmente a los vehículos de las clases EURO más ecológicas.